EL DISCURSO DEL SILENCIO HA MUERTO

EL DISCURSO DEL SILENCIO HA MUERTO

lunes, 16 de marzo de 2015

Construir la luz en Andalucía. ANA MORENO SORIANO


Construir la luz en Andalucía

ANA MORENO SORIANO

 

El próximo domingo, en Andalucía, hay elecciones para elegir a los diputados y diputadas en el Parlamento Andaluz. Si echamos la vista atrás, recordamos que hace treinta y cinco años estábamos celebrando que Andalucía, en el referéndum del veintiocho de febrero, había conquistado su derecho a la autonomía plena. Quienes participamos de aquella lucha, sabemos lo que significaba portar una bandera andaluza o cantar el himno de Andalucía pero sabemos, sobre todo, que la autonomía estaba ligada a las necesidades de una tierra que había sido expoliada en beneficio de una oligarquía terrateniente y de una gente a la que se le habían negado sus derechos y se le había robado su conciencia de pueblo. Pero quienes han decretado el fin de la Historia, no se reconocen en los descendientes de los jornaleros, de los emigrantes y de las mujeres andaluzas que luchaban a pie de calle por vislumbrar algún futuro para sus hijos. Quienes han decidido que la Historia empieza con ellos, creen que estamos en el mejor de los mundos y su intervención en la campaña electoral consiste en plantear lo que van a hacer en Andalucía quienes están asfixiando a la gente desde el Gobierno Central o en defender lo bien que lo ha hecho el Gobierno Andaluz. Quienes se pusieron de acuerdo para reformar el artículo ciento treinta y cinco de la Constitución y dar prioridad a los bancos sobre el gasto público, se miden en los debates defendiendo la sanidad, la educación y el derecho a la ley de dependencia de los mayores. Quienes están señalados por la corrupción, se dan golpes de pecho y miran para otro lado, y quienes deben asumir su responsabilidad política por el sufrimiento de mucha gente, se presentan ante la ciudadanía como si no hubieran roto un plato… Por eso, me parece tan adecuado y tan convincente uno de los videos de campaña que ha elaborado Izquierda Unida en Andalucía: lleva por título “Construir la luz” y  habla de una realidad en nuestra tierra con la que nos damos de bruces en cuanto ponemos un pie en la calle, pero que el poder trata de maquillar y de ocultar; es la realidad de los supervivientes, de los pobres, de los silenciados, de los trabajadores en precario, de los que tienen que dejar atrás su vida para intentar una nueva vida, de los que son ignorados por quienes los quieren ignorantes… Pero también, y sobre todo, es la realidad de hombres y mujeres con conciencia y con memoria que saben que las reglas del juego están trucadas, que el mundo está traducido en un lenguaje equivocado, que no cuentan ellos sino la plusvalía que generan con su trabajo y que resisten y siguen luchando porque forman parte de un proyecto de transformación social y siguen creyendo en la utopía, no sólo como objetivo sino como proceso, celebrando cada pequeña conquista, uniendo cada destello para que la luz ilumine la larga travesía, compartiendo el pan y la sal para conseguir el milagro de la multiplicación, inasequibles al desaliento, invitados inoportunos en los banquetes de los poderosos para cuestionar las cifras y las estadísticas, dichosos como Sísifos agarrados a su piedra.

Creo que hacen falta muchas de esas personas para hacer de Andalucía el pueblo que soñamos con Blas Infante y, después, en los años de la transición y en la campaña por el referéndum, con Rafael Alberti y sus coplas de Juan Panadero; en las marchas por la reforma agraria, por el empleo; en las movilizaciones por el derecho a la vivienda, en las reivindicaciones de las mujeres por la igualdad, en la exigencia de los jóvenes de vivir y trabajar en su tierra. Y es necesaria una fuerza política que huya de ambigüedades y de personalismos, que pueda ofrecer ideas y solvencia, responsabilidad y compromiso, que sepa gobernar con la gente, construir poder popular, situar el campo andaluz en el lugar que le corresponde, reactivar la economía pensando en las personas… Construir la luz es la metáfora de ese proyecto estratégico, el que representa Izquierda Unida, la fuerza de la izquierda que quiere transformar Andalucía. Yo llevaré mi lámpara en forma de voto.

1 comentario:

  1. Tenemos la oportunidad de cambiar a todas las personas, que sólo está para unos pocos, gobiernan para el poder. Ya es hora!!! Que el pueblo hable y cambie las cosas. El futuro es para todos. El bien de nuestro futuro y de nuestros hijos....

    ResponderEliminar