EL DISCURSO DEL SILENCIO HA MUERTO

EL DISCURSO DEL SILENCIO HA MUERTO

jueves, 5 de marzo de 2015

IZQUIERDA UNIDA EXPLICA :¿POR QUÉ PODEMOS NO SE PUEDE PRESENTAR COMO PARTIDO A LAS MUNICIPALES?


IZQUIERDA UNIDA VALORA EL DOCUMENTO DE PODEMOS TITULADO:
"SOBRE LA PARTICIPACIÓN EN LAS CANDIDATURAS MUNICIPALES DE UNIDAD POPULAR"

I.- La conclusión más importante que se puede extraer de este documento es que Podemos ha renunciado a impulsar procesos políticos y candidaturas de unidad popular como instrumento útil para el cambio político.

Si no fuera así, es obvio que Podemos impulsaría francamente candidaturas de este tipo tanto en las elecciones municipales como en las autonómicas y, con las necesarias adaptaciones, a las próximas elecciones generales. Pero no va a ser el caso: no lo va a hacer en absoluto en las autonómicas ni, mucho menos, en las generales.
La razón es clara: Podemos considera que la alternativa de cambio pasa exclusivamente por Podemos y renuncia a cualquier tipo de mestizaje, colaboración o confluencia con otras organizaciones (ya se trate de partidos, organizaciones o colectivos sociales)
Los acuerdos con otras organizaciones pasan, en todo caso, por la inclusión en Podemos pero no sin un cierto recelo: la decisión de su Asamblea de prohibir la presencia en la dirección estatal de miembros de partidos integrados en Podemos es muy significativa y se sitúa en las antípodas del modelo que caracteriza a IU: integración y puesta en valor de la pluralidad interna
No se equivocan demasiado, desde este punto de vista, los que comparan Podemos con el PSOE de la etapa felipista. También ellos se consideraban los garantes de la modernidad y el cambio en España después de la dictadura, también ellos rechazaban acuerdos con otras fuerzas y también ellos invitaban a la integración en el PSOE como "casa común" de todos los “progresistas”
La única "concesión" se va a producir en las elecciones municipales en las que la dirección de Podemos ha decidido autorizar a los círculos a participar en candidaturas que ellos denominan" de unidad popular" pero que, en realidad, van a tener tal número de condicionamientos y limitaciones que, en realidad, no van a ser de unidad popular: van a ser, en todo caso y como veremos a continuación, candidaturas de Podemos bajo el paraguas jurídico de una agrupación de electores.
Esta es la fórmula que han ideado para conjugar la negativa a presentarse a las municipales acordada en su asamblea y la presión política de muchos círculos que no quieren inhibirse en los comicios que más directamente afectarán a su realidad más inmediata, es decir, su pueblo o ciudad


II.- Cómo son las candidaturas municipales que Podemos denomina de unidad popular?

Algunas de las características que Podemos demanda son propias, efectivamente, de candidaturas de unidad popular y perfectamente asumibles por IU. Es así cuando dice que todas las posiciones en las listas electorales, los programas y los pactos postelectorales deben ser decididos entre tod@s, que han de ser "candidaturas para transformar la situación y no para hacerle matices" y que han de combatir la corrupción
Otras, aunque se muevan dentro de una cierta ambigüedad, son mucho más discutibles y muy distanciadas de la perspectiva política de IU. Así cuando afirma que "las candidaturas de unidad popular no buscan ubicarse en la izquierda del tablero sino ocupar la centralidad".
Pero donde Podemos da el paso decisivo para transformar las pretendidas candidaturas de unidad popular en candidaturas de Podemos más o menos camufladas es cuando establece dos requisitos aparentemente formales pero a los que da un enorme e indisimulado calado político: la denominación y la fórmula jurídica de las candidaturas.
En cuanto a la DENOMINACIÓN, la dirección de Podemos “exige” (porque lo considera un requisito para el cumplimiento de lo acordado en su asamblea) que "evitemos denominaciones comunes en amplios territorios" porque las marcas comunes (Ganemos, Mareas, para entendernos), “podría dar a entender que existen proyectos políticos unitarios” y porque hay que "evitar la colaboración en la construcción de estructuras organizativas supramunicipales”. Es decir, la dinámica transformadora que ha supuesto la extensión del traslado de la experiencia de unidad popular de “Guanyem Barcelona” al resto del Estado, no es vista por Podemos como una virtud sino como un problema que puede contaminar su estrategia partidista a nivel autonómico y estatal.
Nosotros, como es natural, estamos en la posición contraria. Desde IU valoramos muy positivamente que las candidaturas de unidad popular, desde su propia dinámica, estén animadas por un espíritu común, expresado en denominaciones más o menos parecidas, porque eso le da al voto municipal un potencial de cambio mucho mayor. La Monarquía cayó en 1931, después – no lo olvidemos - de unas elecciones municipales, porque las candidaturas republicanas, que tenían diferentes composiciones y dinámicas según los lugares, reunían los requisitos que Podemos quiere evitar: daban a entender “que existía un proyecto político unitario” y constituían el embrión de “estructuras organizativas supramunicipales” .

En cuanto a la FORMULA JURÍDICA, Podemos hace una apuesta clara por la agrupación de electores por razones muy relacionadas con el razonamiento anterior: porque las agrupaciones de electores “están diseñadas para la participación concreta en un único proceso electoral y para una única circunscripción electoral… sin que quepa candidatura colectiva a varias circunscripciones ni coalición de agrupaciones de electores o agrupaciones y partidos”.
Dicho con otras palabras, porque la agrupación de electores reúne dos requisitos muy importantes para Podemos:
  • Es una fórmula de exclusión de las candidaturas de partidos u otros colectivos políticos y sociales (lo que es incompatible con el modelo de Guanyem Barcelona o de Ganemos Madrid, y de la inmensa mayoría de procesos de unidad popular que se han producido en la historia presentes y pasados: Syriza, Front de Gauche, Frente Amplio, Frente Popular, etc., etc.)
  • Es la fórmula que mejor neutraliza la tendencia a convertir las candidaturas municipales en una marea de cambio, políticamente cohesionada y que se extienda a otros ámbitos institucionales

En resumen, dentro de la estrategia de Podemos, estrategia abiertamente partidista y que tiene poco que ver la unidad popular, las elecciones municipales son más un problema que una oportunidad.
De ahí que se haya deslizado en su documento la siguiente frase : “Debemos prepararnos para superar las enormes dificultades que tenemos por delante y centrar todos nuestros esfuerzos en aquellos municipios, los autonómicos y generales, en los que Podemos sí presentará candidaturas propias

No hay comentarios:

Publicar un comentario